Lo +

sábado, 28 de marzo de 2015

Contra el Orzuelo, Oro calentito.

Remedios Caseros de Joyera

El orzuelo, después de documentarme e investigar, resulta que se va con el metal caliente!


Todo eso de la llave, la alianza de oro contra el ojo después de frotarla, o la llave gordota del sereno, viene al cuento de que tras la jornada o la fricción del metal, se consigue mantener el calor en el mismo durante un tiempo suficiente cono para posarlo en tu orzuelo y que haga el efecto deseado.
A través de la transmisión de la temperatura alta y prolongada, el pus del orzuelo se reblandece y supura al exterior.


Así que este lingotito que hice el jueves y está intacto, va a mi ojo previo calentamiento tonight.

Pero ahora me voy al Principal de Donosti a que se nutra de cine, marathon: Uno de los nuestros y El gran Lebowsky.

Y cuando arrive a casa...
Orzuelo y.... Lingotazo!! (De Oro..)


domingo, 15 de marzo de 2015

Las Joyas Simultáneas

1. Acerca de la concentración y la conveniencia o no de sumar más proyectos en la misma jornada.
2. Conclusiones.

I_
A mí lo que de verdad me gusta es concentrarme en una sola pieza. Dedicarle toda mi atención e intensidad. No siempre puedo hacerlo así, pero a veces no puedo hacerlo de otra manera.
Mis piezas neonatas son muy exigentes y celosas, no gustan de crearse junto a otras, me quieren sólo para ellas. Temen el desastre y saben que si sólo miro a una, ellá será la mimada y elegida de mis manos. 



No se trata de favoritismos, sino de hacer las cosas de manera acertada.
Mis Joyitas no son prematuras, se manejan muy bien en mi cabeza y temen materializarse, cuando comienzan a construirse hacia el exterior, a veces son tímidas o acomplejadas porque nunca existieron jamás y quieren ser ahora. Y quieren ser lo mejor posible.


Con ellas no puedo diversificarme, necesitan toda mi atención antes de hacerse públicas y llegar al mundo. Cualquier despiste o paso mal caminado puede llevarlas a su desaparición.



II. Ayer tenía todos los planes ya trazados.
Y muchas piezas a medio acabar en sus bolsas de auto cierre esperando a ser revisadas y conclusas.
Allí al fondo el taller en sábado, y lo amo. Y no me duele sentarme en mi banco de joyera porque tengo mucho trabajo que sacar, por suerte los encargos no se agotan y cada vez son retos más interesantes.



Estos pendientes no eran un reto, eran imprescindibles. A parte de sencillos y bellos e intentado igualar la limpieza de las emociones sinceras y la transparencia de espíritu de las personas como ella, Ope, bella por fuera, lindísima por dentro. 
Plata mate y zafiro azul para iluminar y fluir.

 Anillo texturado de plata con caracol de mar y coral


Este anillo es dudoso aún. Es otro pastelito. Cuando empecé a estudiar joyería los "anillos pastelito" me salían sin querer. Con éste me pasó igual. Es un Soft Ring por sus materiales, la plata texturada podría ser heavy metal, pero si yo vengo del mar con salitre en la piel del ángel y caracolas en los bolsillos, todo se torna distinto.
Por aquí van los tiros. Pero éste anillo no es la conclusión, estoy probando.


Y esta tarde seguiré en ello, probando, tras las cortinas rojas me espera un paraíso de piezas que me miran diciéndome "queremos ser". Y yo les voy a dar vida simultáneamente, porque es fín de semana y voy a jugar con la joyería, sin proyectos, sin bocetos. 
Tengo mis manos y una mente animal infinita. 


lunes, 9 de marzo de 2015

Un poco de Poesía en las Joyas, Baudelaire... quién sino?

Las joyas - Charles Baudelaire

Este bellísimo poema de Baudelaire se encontraba dentro de Las Flores del Mal, fué excluido del poemario en su publicación.
Los versos en los que habla de un mundo brillante de pedrería y metal, donde la luz y el sonido se unen, me han embargado.



Ella estaba desnuda, y, sabiendo mis gustos,
sólo había conservado las sonoras alhajas
suyas preseas le otorgan el aire vencedor
que las esclavas moras tienen en días fastos.

Cuando en el aire lanza su sonido burlón
ese mundo radiante de pedrería y metal
me sumerge en el éxtasis; yo amo con frenesí
las cosas en que se une el sonido a la luz.

Ella estaba tendida y se dejaba amar,
sonriendo de dicha desde el alto diván
a mi pasión profunda y lenta como el mar
que ascendía hasta ella como hacia su cantil.

Fijos en mí sus ojos, como en tigre amansado,
con aire soñador ensayaba posturas
y el candor añadido a la lubricidad
nueva gracia agregaba a sus metamorfosis;

Y sus brazos y piernas, sus muslos y sus flancos
pulidos como el óleo, como el cisne ondulantes,
pasaban por mis ojos lúcidos y serenos;
y su vientre y sus senos, racimos de mi viña,

avanzaban tan cálidos como Ángeles del mal
para turbar la paz en que mi alma estaba
y para separarla del peñón de cristal
donde se había instalado solitaria y tranquila.

Y creí ver unidos en un nuevo diseño
-tanto hacía su talle resaltar a la pelvis-
las caderas de Antíope al busto de un efebo,
¡soberbio era el afeite sobre su oscura tez!

Y habiéndose la lámpara resignado a morir
como tan sólo el fuego iluminaba el cuarto,
cada vez que exhalaba un destello flamígero
inundaba de sangre su piel color del ámbar.

                    ◼️◾️▪️◼️▪️◾️◼️

La très chère était nue, et, connaissant mon coeur, 
Elle n'avait gardé que ses bijoux sonores, 
Dont le riche attirail lui donnait l'air vainqueur 
Qu'ont dans leurs jours heureux les esclaves des Mores.

Quand il jette en dansant son bruit vif et moqueur, 
Ce monde rayonnant de métal et de pierre 
Me ravit en extase, et j'aime à la fureur 
Les choses où le son se mêle à la lumière.

Elle était donc couchée et se laissait aimer, 
Et du haut du divan elle souriait d'aise 
À mon amour profond et doux comme la mer, 
Qui vers elle montait comme vers sa falaise.

Les yeux fixés sur moi, comme un tigre dompté, 
D'un air vague et rêveur elle essayait des poses, 
Et la candeur unie à la lubricité 
Donnait un charme neuf à ses métamorphoses;

Et son bras et sa jambe, et sa cuisse et ses reins, 
Polis comme de l'huile, onduleux comme un cygne, 
Passaient devant mes yeux clairvoyants et sereins; 
Et son ventre et ses seins, ces grappes de ma vigne,

S'avançaient, plus câlins que les Anges du mal, 
Pour troubler le repos où mon âme était mise, 
Et pour la déranger du rocher de cristal 
Où, calme et solitaire, elle s'était assise.

Je croyais voir unis par un nouveau dessin 
Les hanches de l'Antiope au buste d'un imberbe, 
Tant sa taille faisait ressortir son bassin. 
Sur ce teint fauve et brun, le fard était superbe!

— Et la lampe s'étant résignée à mourir, 
Comme le foyer seul illuminait la chambre 
Chaque fois qu'il poussait un flamboyant soupir, 
Il inondait de sang cette peau couleur d'ambre!

domingo, 8 de marzo de 2015

Metal Hammer Golden Ring


Yo ya sabia que esto me iba a gustar....
Digo lo de los martillazos, y el anillito ni te cuento. Esa cosita tan fina que ha sido fabricada a golpe y fuerza, todavía siento la vibración en las muñecas, pero no quiero ser pupas como los viejos pellejos carne de ambulatorio y terror de médico de cabecera. Hasta que el cuerpo aguante y con mimo seguiré dejándome castigar y manchar por las joyitas.



No sólo de martillo vive el joyero, antes de martillar algo hay que crearlo, pues de un lingote sale el hilo que a base de fuego y fuerza se estira. 
En una hilera para hilo cuadrado (forma de la sección del hilo) llego hasta 1mm de grosor. Es el que quiero para estos anillos, por mí puede ser menos, el oro estira y es duro, pero como quiero darle la textura martillada, necesito algo de base o espacio en el que tenga cabida.



Yo sé que es un clásico, y me importa nada. Lo que me gusta es llevar mis cositas en los dedos con gusto. Estos anillos forman parte de los básicos necesarios. Por lo menos en mi vida. Dame un aro de oro que ya le pondré más coleguitas alrededor para que no se sienta solo. Y se sientan todos juntos y mezclados armónicos en los dedos.


Algo así como lo de llevar percusión de metal integrada, ir haciendo ruido por la calle, con las pulseras o los tacones, o con unos maxi pendientes llenos de trasterío. 
En Istra una vez una chica devolvió unos pendientes porque sonaban y le ponían dolor de cabeza. A mí eso no me ocurre, antes levanto yo dolores que el agradable chocar las esclavas. Que vienen a se como un anillo para gigantes y se hace pulsera en la muñeca de un humano de tamaño común.
Esclavas, alianzas... Las joyas atan mucho y de diversas maneras. 
Pero mis joyas son libres, muchas de ellas son encargos de las propias dueñas para sí mismas, como éstos anillos para Maite. 



viernes, 27 de febrero de 2015

la Lluvia quiere Primavera

Yo siempre digo que la lluvia me gusta, pero ésto ya se está pasando de castaño oscuro. Ahí fuera hace un tiempo infernal, parece que me están tirando cubos de agua contra los cristales y el viento es de asustar y si fuese una cerdita con una casa de paja, ya estaba sin conexión a internet y volando por las marismas, avistando el temporal desde las alturas y haciendo chirivueltas por el aire.
Pero no, estoy hecha una reina mora entre cojines y edredones, dispositivos, libros y material escolar.


Pero yo quería solo enseñar la primera joya con vistas a la Primavera, es prematura y vergonzosa, a pesar de ser de plata y acompañarse por una lenteja de coral rojo y un donut de nácar.
El primer colgante de la temporada, el tamaño, como siempre, mínimo. Y los materiales marinos. 
Ahora sólo queda mirar al cielo esperando a que abra y salga un rayo de luz, mientras... Seguro que indoors una también puede quitarse sus veintemil capas y descubrir sobre la piel este cono de la abundancia y el mar.


Very Slow Jewelry

Así, acuñando manidas denominaciones modernistas de ayer, describo el curro. Lento. Muy lento. Todavía se puede más. Digo mejorar. Pero por hoy ya está bien...


martes, 24 de febrero de 2015

Me cuesta la vida

Hoy y ayer y la semana pasada y desde hace un mes, me cuesta la vida trabajar.
En realidad, lo que me cuesta la vida es el viejo mal de la conciencia sucia. Pero mira, todo va a juego con la joyería. Que es una auténtica fiesta de limalla.
Voy a comenzar con la parte más higiénica pero más desagradable a la par. Hagamos cuentitas del material que necesito.


Pues.... Sólo dispongo del diámetro interno y externo de uno de sus anillos, me lo envió por watzup en una foto muy audaz. Este anillo lo hacemos a distancia, entre Naiara y yo, porque nos separan unos cuantos kilómetros. 



Pero con eso puedo hallar su talla, el perímetro del aro y esas cositas con fórmulas que yo no entendía para qué me iban a servir a mí en mi vida... Y a las que no prestaba atención, claro. Porque para eso he sido yo buena. Pues mira, por listilla.
El caso es que reaprender también es de sabias, y yo lo he reaprendido con gusto, lo que no entiendo es por qué no nos ilustraban de alguna manera estas cuestiones tan abstractas.

Ya sintetizando (mentira, soy incapaz), 


Después una coge la segueta y fuera el miedo. Pero con estas piezas yo siempre necesito mis rituales, porque es verdad, me asusto, y es mayor el bloqueo del temor que su verdadera resolución... Lo bruto siempre se puede suavizar.



Espanto superado y pereza vencida.
Queda disfrutar de las soldaduras y el infinito trabajo de los acabados satisfactorios.